A la hora de iniciar un nuevo proyecto web es importante seguir una metodología que nos asegure alcanzar los objetivos para los que se plantea. Ya sea un diseño web a medida, un blog corporativo, tienda online, aplicación web… es importante tanto a nivel organizativo como de diseño tener bien definido el proceso.

Es por ello que en XYZZY dividimos nuestros proyectos en tres fases diferenciadas, hoy os queremos hablar un poco de todas ellas.

1. Análisis/Prototipado

Esta es la primera fase y la más importante. Se trata de definir el proyecto en si, tanto a nivel funcional como de contenido. O lo que es lo mismo: identificar las necesidades, traducirlas al medio y generar o recopilar los contenidos necesarios. Finalmente, se realiza un prototipado gráfico de la estructuración de la web.

2. Desarrollo

Una vez aprobado el prototipado, se comienza con la fase de desarrollo. Este es el grueso del trabajo en si y consiste en convertir los diseños en una aplicación web funcional. Durante este proceso se le entregan asiduamente muestras del avances al cliente, para que pueda contrastarlas y conocer el estado del proyecto.

3. Despliegue

Tras dar por concluida la fase de desarrollo, se procede al despliegue de la web en el alojamiento definitivo. Una vez allí se realizan de nuevo todas las pruebas y se solucionan los posibles errores que se detecten. Tras solucionarlos, se da por concluido el proyecto.

Ahora que conoces nuestra metodología de trabajo ¿estás pensando en empezar un nuevo proyecto? Contáctanos y estudiaremos tu idea para hacerte un propuesta que se ajuste a tus necesidades.